«

»

Nov 21

RIBERAS CON HISTORIA RUTA HASEKURA.

 

RUTA HASEKURA.

El programa RIBERAS CON HISTORIA es un espacio creado por la Guilda Senderitmo para desarrollar una actividad donde se dé la coincidencia de haber habido ocasión de un hecho histórico en las proximidades de un cauce.

Como teníamos previsto, el pasado día 18 de noviembre hicimos el recorrido que une las localidades sevillanas de Espartinas y Coria del Río, a lo largo de la Cañada de la Isla, de unos 14 kms. De longitud, en lo que ha sido dado en llamar, LA RUTA HASEKURA, acompañados de un tramo del Arroyo Riopudio.

Durante el recorrido fuimos ilustrados por lo acontecido a principios del siglo XVII por una visita a nuestro país desde el lejano Japón y que fue conocida como la EMBAJADA KEICHO.

Esta delegación se alojó durante unos años, parte en el Santuario de Loreto y parte en la Hacienda Mexina, recorriendo este sendero en ambas direcciones según sus propias necesidades.

Tres eran los objetivos de esta embajada: Establecer relaciones comerciales con España; Adquirir conocimientos en materia de navegación y construcción de naves y, por último, lograr la concesión del obispado Católico del norte de Japón.

Para lograr estos objetivos, El Señor de Senday, ciudad del norte de Japón, encargó la dirección de la embajada a su Samurai Hasekura Tsunenaga, quien fue acompañado por el Fraile Franciscano, Fray Luis Sotelo, al parecer, ideólogo de tal empresa.

A lo largo del recorrido pudimos ver toda la obra de restauración del cauce del río, con la repoblación de sus riberas, creación de zonas de merendero, la construcción de presas y la limpieza de márgenes,

respetando zonas de vegetación ripicola para beneficio de aves, insectos, anfibios y demás.

Continuando con la historia hemos de decir que ninguno de los objetivos fueron conseguidos, teniendo un final desigual para la vida de los visitantes nipones.

Fray Luis Sotelo, que vivía en Japón, fue martirizado, al ser declarado ilegal el cristianismo y regresar a ese país durante la prohibición del ejercicio religioso.

Hasekura regresó a su país y, se dice, que pudo llegar a abjurar de su condición de cristiano.

Y, por último, unos 15 samurais se quedaron en la localidad de Coria del Río, raíz desde donde parte el apellido Japón, que hoy conocemos en la localidad.

Durante el recorrido tuvimos la agradable sorpresa de encontrarnos con el Kraal del Grupo Scout Noath Sealt, de Tomares y con el Grupo Scout Habitados, del barrio de Nervión en Sevilla, con quienes departimos un buen rato.

 

 

 

Al final del recorrido, almorzamos en la localidad marinera de Coria, dando gusto a sus albures y brindando a los postres con un buen vaso de “sake de Coria”.

Esta historia tiene hoy por hoy una amplia y profusa documentación, al alcance de cualquiera que desee asomarse a ella.

Todavía hoy se sigue investigando sobre la EMBAJADA KEICHO.

Share