LA ACCIÓN SOCIAL. SEÑA DE IDENTIDAD DEL ESCULTISMO ADULTO

LA ACCIÓN SOCIAL. SEÑA DE IDENTIDAD DEL ESCULTISMO ADULTO

IMG-20140320-WA0001

Para llegar a hacer lo que hoy estamos, modestamente haciendo, debemos partir de los inicios, allá por el lejano año de 1.973 y como miembros del Grupo Scout Inti-Raymi, donde descubrimos los valores que hoy profesamos, con dedicación, ahínco y entusiasmo, haciendo uso de las palabras del último mensaje de Baden Powell,  BUSCAR NUESTRA FELICIDAD EN EL SERVICIO A LOS DEMAS.

Esta actitud ante la vida, la tomamos a raíz de lo aprendido, sabiendo, sin importarnos, que no recogeremos el fruto sembrado, si no otros lo recogerán. Por eso, haciendo referencia a los que un día fueron nuestros responsables, aprendimos del ESCULTISMO a mantener una forma de vida comprometida y no dejar en saco roto todo los conocimientos adquiridos.

Actualmente estamos trabajando en el equipo de Colonias de la Hermandad del Rocío de Sevilla, con el que realizamos una acampada de verano, anual, en la aldea del Rocío, con 70 niños, procedentes de zonas necesitadas de transformación social de la ciudad de Sevilla, y 25 monitores, donde damos talleres, juegos, canciones, veladas y mucha playa, durante 15 días, con el objetivo de facilitarles un corto tiempo de diversión, de amistad y de encuentro con la naturaleza.

La preparación de una actividad de este calibre requiere de la participación de muchas personas, entidades y patrocinadores. De este modo, colabora el ejército, con la aportación, montaje y dotación de 5 tiendas de campaña de gran capacidad, con literas totalmente vestidas.

Disponemos de dos autobuses para el transporte de los niños, durante 10 días, para ser trasladados desde la aldea a la playa, visitas a Isla Mágica, La Rábida, Puerto de Palos, Parque de bomberos de Huelva, Museo del Mar o la visita al Santuario del Rocío.

No es importante el tiempo de dedicación que se aporte a la acción social, lo importante es que des algo, aunque sea poco. Cuando no tengas nada que hacer, regala una sonrisa, eso ya es suficiente.

Por último quisiéramos hacer mención, una vez más, a las acertadas palabras, que a modo de legado a los scouts de todo el mundo, Baden Powell nos dejó:

Mi vida ha sido muy feliz y quisiera que pudiera decirse lo mismo de cada uno de vosotros. No hay mayor satisfacción que el deber cumplido. Estamos en tiempo y con la formación suficiente para poder dar lo que nos dieron y enseñar lo que otros nos enseñaron. Recordemos siempre nuestra promesa scout de servicio y entrega a los demás.

Hermanos SCOUTS, Carmela y Manolo

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *